SONRISA LABORAL Y VITAL

Tanto te cuesta sonreír!! Recordando el post de Elige tu Actitud! Me preguntaba porque cada vez se sonríe menos.

Cuando por la mañana temprano la gente no sonríe, en el metro, en las cafeterías, infelicidad?, crisis?, hemos perdido nuestra esencia latina? No puede ser.

Lo que ocurre es que leyendo a Jaime Sanz Ortiz. «El humor como valor terapéutico», la ciencia me da la razón. Cada vez se ríe menos.

Los niños de 7-10 años se ríen alrededor de 300 veces al día, mientras que los adultos que todavía ríen lo hacen menos de 80 veces diarias. Existe gente que raramente se ríe, e incluso algunas personas que no sienten la necesidad de reírse.

Sólo hay que flexionar los 17 músculos, ocurre independientemente de cuál sea la cultura, y tampoco es una reacción que uno aprenda, sino que se nace con ella: los niños que nacen ciegos sonríen desde un principio. Me pregunto por qué sonreímos menos?

Mediante estudios científicos se comprobó que los seres humanos comenzamos a sonreír en el útero materno. Sólo 0,01 segundos es el tiempo que nuestro cerebro tarda en procesar un momento de felicidad que involuntariamente nos haga sonreír.

Por qué olvidamos algo con lo que hemos nacido, una habilidad para automejorarnos. El sonreír no solo cambia la expresión de la cara, sino que también hace que el cerebro produzca endorfinas que reducen el dolor físico y emocional y proveen una sensación de bienestar.

La hemos metido en el saco de la ocultación de nuestras emociones al que nos ha llevado absurdamente el progreso. Esa manifestación de las emociones que se ha relacionado con la debilidad o minusvalía profesional y/o personal, no seamos absurdos.

Según un estudio realizado por la International Society for Humor Studies (ISHS), las personas que practican la actividad de reír en el trabajo son menos propensas a caer en un cuadro de estrés y tienen una mejor calidad de vida.

La ISHS reveló que la risa aleja los problemas y preocupaciones de nuestro pensamiento y por lo tanto, cambia la perspectiva que tenemos de la vida.

Una de las ventajas de reír es que cuando estamos contentos vemos el futuro con más optimismo y nos da la sensación que todo saldrá bien.

Esta organización ha estudiado por 30 años cómo las empresas mejoran su productividad al tener empleados que ríen y con buen humor, ya que así son capaces de enfrentar desafíos en conjunto, realizar su trabajo con más motivación y eficiencia, porque claro, el entorno es mucho más agradable.

Estudios realizados desde los años 1980 por el psiconeuroinmunólogo Lee S. Berk y colaboradores demostraron a lo largo de los años varios efectos positivos de la risa:

  • Algunos indicadores relacionados con el estrés disminuían durante los episodios de risa, relacionados con la disminución de los niveles de epinefrina y cortisona.
  • La risa incrementaba la producción de anticuerpos y la activación de células protectoras como los linfocitos o los linfocitos T citotóxicos, que producen la inmunidad celular, importante para evitar la formación de tumores.
  • Las carcajadas o risas alegres y repetitivas mejoraban el estado de humor, reducían los niveles de colesterol en sangre y regulaban la presión sanguínea.

Más recientemente (2010), Berk ha descubierto una relación entre la risa y el apetito, de tal modo que la risa aumenta el apetito de modo análogo a como lo hace el ejercicio físico moderado. Según estos estudios, simultáneamente se produce una reducción del nivel de leptina y un aumento del de grelina en la sangre.

Otros efectos beneficiosos de la risa son los siguientes:

  • Libera del temor y la angustia.
  • Contribuye a aplacar la ira.
  • Contribuye a un cambio de actitud mental que favorece la disminución de enfermedades.
  • Favorece la digestión al aumentar las contracciones de todos los músculos abdominales.
  • Facilita la evacuación debido al “masaje” que produce sobre las vísceras.
  • Aumenta el ritmo cardíaco y el pulso y, al estimular la liberación de las hormonas “endorfinas”, permite que éstas cumplan una de sus importantes funciones, como es la de mantener la elasticidad de las arterias coronarias.
  • Disminuye la presencia del colesterol en la sangre pues equivale a un ejercicio aeróbico.
  • Ayuda a reducir la glucosa en sangre.

Además de para nosotros mismos, la risa se convierte en una estupenda herramienta social. Aquí hay 10 formas de usar la sonrisa para enviar mensajes de fiabilidad, atractivo, sociabilidad y más, de Jeremy Dean.

  1. Haz que confíen en ti

En un mundo donde todos están por sí mismos, ¿en quién podemos confiar? Una señal que sugiere que somos confiables es la sonrisa. Las sonrisas genuinas envían el mensaje a otras personas de que somos fiables y por eso pueden cooperar con nosotros. Las personas que sonríen son consideradas generosas y extrovertidas, y cuando otros comparten con ellas tienden a sonreír también (Mehu, 2007).

Los economistas consideran que la sonrisa tiene un valor. En un estudio realizado por Scharlemann (2001), los participantes estaban más dispuestos a confiar en alguien si sonreía. Este estudio encontró que una sonrisa puede incrementar la confianza en un 10%.

  1. Sonríe por indulgencia

Cuando la gente hace cosas malas suele sonreír si son atrapadas. ¿Es esto beneficioso? Según un estudio conducido por LaFrance y Hecht (1995), podría ser. Somos más indulgentes con aquellos que han roto las reglas si sonríen después de hacerlo. No importa si la sonrisa es falsa, una sonrisa miserable o una verdadera, todas funcionan para que no seamos tan duros con el transgresor.

Esto parece funcionar porque encontramos a aquellas personas que sonríen, después de hacer algo malo, más confiables que aquellas que no lo hacen.

  1. Recupérate de errores sociales

¿Olvidaste comprarle a tu pareja un regalo de aniversario o el nombre de un cliente importante? ¿Accidentalmente golpeaste a un niño? Si metiste la pata, la vergüenza es la emoción a representar.

La función de la vergüenza es sacarte de esos errores sociales (Keltner & Buswell, 1997). La sonrisa de vergüenza incluye mirar hacia abajo y a veces emitir una risita tonta. Esto está diseñado para producir empatía en los otros, los haga pensar menos en el error y te perdonen más rápido.

  1. No te sientas mal

Muchas veces sonreímos por cortesía, como cuando alguien se entusiasma porque ahorró un poco de dinero al encontrarse un cupón debajo del sofá. Es difícil justificar esa sonrisa, pero debes esbozar una de todas formas por cortesía.

  1. Ríe para eliminar el dolor

Sonreír es una de las formas más efectivas para reducir el estrés que causan distintas situaciones. Los psicólogos lo llaman “hipótesis de la respuesta facial”. Incluso una sonrisa forzada, cuando no tenemos ganas de sonreír, es suficiente para mejorar el ánimo ligeramente.

Una advertencia: sonreír frente a malas situaciones puede funcionar pero los demás no lo ven bien. Cuando Ansfield(2007) hizo ver a participantes videos estresantes, aquellos que sonrieron se sintieron mejor que aquellos que no lo hicieron. Pero los que sonrieron fueron juzgados como “desagradables” por los otros.

  1. Sonríe para la inteligencia

Cuando estamos nerviosos nuestra atención tiende a nublarse. Dejamos de percibir lo que ocurre a nuestro alrededor y sólo vemos lo que está frente a nosotros. Esto es cierto tanto metafórica como literalmente: cuando nuestros nervios se estresan somos menos capaces de pensar en cosas que estén al límite de nuestro razonamiento. Pero para ser más perspicaz frente a un problema, a menudo necesitamos estas ideas periféricas.

Sonreír nos hace sentir mejor, lo que incrementa nuestra flexibilidad de atención y nuestra habilidad para pensar de manera holística. Cuando esta idea fue probada por Johnson (2010), los resultados mostraron que los participantes que sonrieron lo hicieron mejor en tareas de atención que requerían pensar en todo el panorama. Así que una sonrisa puede realmente ayudarte a mejorar tu inteligencia.

  1. Sonríe por sexo

La sonrisa de una mujer tiene un efecto mágico en los hombres. Un estudio examinó cómo se aproximan los hombres a las mujeres en un bar (Walsh & Hewitt, 1985). Cuando una mujer establecía solamente contacto visual, era abordada el 20% de las veces. Cuando la misma mujer añadía una sonrisa, era abordada el 60% de las veces.

Pero, cuando los hombres sonríen a las mujeres, el efecto no es tan mágico. La sonrisa incrementa el atractivo de las mujeres, pero no funciona tan bien en el hombre. Hay evidencia de que los hombres se hacen más atractivos a la vista de las mujeres cuando expresan orgullo o pena que cuando lucen felices (Tracy &Beall, 2011). Sonreír menos hace que un hombre se vea más masculino.

  1. Oculta lo que piensas realmente

Los psicólogos solían pensar que una sonrisa genuina nunca miente. Las sonrisas falsas involucran sólo la boca, mientras que las sonrisas reales –llamadas sonrisas Duchenne por los psicólogos– hacen que los ojos suban. Investigaciones recientes, sugieren que el 80% de las personas puede fingir el gesto de los ojos de una sonrisa real.

Por eso, las sonrisas pueden ser usadas para esconder lo que pensamos, sin embargo no es fácil fingir una sonrisa real porque el gesto de los ojos debe estar sincronizado correctamente con la sonrisa. La clave para una sonrisa de confianza es no hacerla tan rápida, una sonrisa normal tarda medio segundo en ocupar toda la cara. Una investigación encontró que es comparación con una sonrisa rápida (una décima de segundo en ocupar toda la cara), las lentas son juzgadas como más fiables, auténticas y coquetas.

  1.  Sonríe para hacer dinero

Ya vimos que los economistas han calculado el valor de la sonrisa, pero ¿puede una sonrisa hacernos ganar dinero? Aparentemente sí: Tidd y Lockard (1978) encontraron que las personas dan más

propinas a las camareras que sonríen.

  1. Sonríe y (la mitad) el mundo te sonreirá

Uno de los simples placeres de la vida social, que pasa casi desapercibido por ser automático, es sonreírle a alguien y que te corresponda con una sonrisa.

Como seguro se habrán dado cuenta, no todo el mundo responde con una sonrisa. Hinsz y Tomhave (1991) querían ver la proporción de gente que responde a una sonrisa. Los resultados sugieren que cerca de un 50% de la gente devuelve el gesto.

  1. Sonríe para vivir más

Si ninguno de estos estudios te convence para sonreír, entonces deberías considerar esto: las personas que sonríen viven más tiempo. Un estudio sobre fotos de beisbolistas en 1952 sugiere que aquellos que sonrieron vivieron siete años más que los que no (Abel & Kruger,2010).


 

Como vemos, la ciencia da la razón, debemos de ser conscientes de ello, por nosotros y por nuestra sociedad. La felicidad del resto, incidirá directamente en nuestra felicidad.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR