Evolucionando Paradigmas

“A veces ves cosas y te preguntas: ¿Por qué?”. Pero yo sueño cosas que nunca existieron y me pregunto “¿Por qué no?”

Esta cita es de  George Bernard Shaw, pero en cuántas ocasiones y a cuántos de nosotros es aplicable. Cuántas veces te has preguntado ¿Por qué no? Desgraciadamente, en esta época, la respuesta es demasiadas veces, por el dinero, sí por miedo al fracaso y nuestra estimación de las consecuencias.

Hablando con casi 60 personas a la semana, escucho grandes ideas, empresas, proyectos, ilusiones, aspiraciones, que normalmente quedan empapadas de “cerveza” y se quedan en las lagunas del inconsciente, para no martirizarnos.  No rompemos con los Paradigmas Establecidos.

El pasado viernes un neuropsicólogo me comentaba: “Cuando salgo del laboratorio al final del día, me voy de cervezas. En ese momento, mi socio y yo montamos las mejores empresas del mundo. Al día siguiente seguimos en el laboratorio”.

En contrapartida, me encuentras con transgresores, un buen amigo empresario, cierra y con pasión, está de camino a Brasil. Consciente de que fracasar, es dejar de intentarlo.

Con demasiada frecuencia la mayoría, se ancla en su forma de ver la realidad en la comunidad que comparte. Los paradigmas son fotogramas a través de los cuales nos fijamos en el mundo, esos fotogramas no son los únicos válidos.

Pero cuando nos sentimos motivados, apasionados, impulsados, por actitudes e ideas de cómo debe ser el mundo, cuando inventamos nuevos puntos de referencia, nuevos procedimientos, es cuando estamos en estado de flow. Este nivel adicional de libertad creativa es lo que distingue a unos pocos del resto y es el origen de la mayoría de los grandes logros de la humanidad.

La historia nos avala, transgrediendo desde Galileo, Copérnico, Gutenberg, Rousseau, Hobbes, Gandhi, Einstein, Best Buy, FedEx, Amazon, Omnicom, Steve Jobs, Pixar, hasta Kroc en McDonald, la lista es interminable.

Nuestros paradigmas están anclados cerebralmente, en función de cómo percibimos el mundo. La influencia en cómo percibimos es multifactorial desde nuestra más tierna infancia, con influencia genética, familiar, escolar, ambiental, eduacional. En ese trabajo de percepción cerebral, debemos decodificar todos los mensajes que recibimos.

La decodificación que hacemos del entorno y que nos genera unos paradigmas y creencias, es un proceso complejo, metaconsciente y dialéctico. En este proceso, que determina nuestra percepción, además de los mecanismos cerebrales  relacionado con nuestros esquemas mentales que hacen que tengamos una particular visión de la realidad, la interpretación de los “mensajes” siempre está determinada por el Efecto Paradigma, que hace que:

  • Percibamos mejor lo que esperamos percibir.
  • Captemos mal o no captemos aquello que no se ajusta a nuestros paradigmas.
  • Definamos como imposibles cosas que son imposibles “solo en el contexto de los paradigmas actuales”.
  • No apreciemos una innovación que “cambie el paradigma”, lo cual nos hace, por ejemplo, reacios a aceptar nuevos planteamientos.

Debemos ser siempre conscientes de que cada persona percibe la realidad de manera diferente puesto que arrastra consigo no solo un bagaje cultural y social que condiciona su percepción, sino también un bagaje experiencial y vivencial que incide fuertemente en el modo de interpretar la información proveniente del exterior.

Por todo esto, ¿No sería importante que intentáramos entender como captan la realidad, nuestra familia y amigos, nuestros compañeros de trabajo, nuestros colaboradores, nuestros empleados, nuestra propia comunidad? ¿No sería la apertura de mente, un germen de innovación, desarrollo, entendimiento y colaboración? ¿Podría ponerse en duda los paradigmas establecidos, con el afán de mejorar en el camino vital? ¿No sería la ruptura ordenada de paradigmas, un semillero de felicidad?

Los transgresores de paradigmas son los Magallanes de nuestro tiempo, y como los grandes exploradores de los siglos XVI y XVII, sus nombres y el impacto que tienen en nuestra vida y en nuestro mundo durarán para siempre. Estos transgresores de paradigmas de nuestros días asignan nuevos horizontes a la calidad de vida, ayudando a la gente a descubrir formas diferentes para vivir una vida más fácil.

¿Te atreves a ser Magallanes?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR