Audio Branding

 

Iván Pavlov descubrió el Branding (hacer marca) en 1904. Cuando con sus experimentos consiguió que el perro relacionase el sonido de una campana con el sabor a la carne, así nació el posicionamiento de marca. El posicionamiento de marca es implantar una memoria asociativa en una combinación con una clave de recuerdo, la música nos ayuda a ello.

 

El oído está “conectado directamente” a la Corteza Auditiva, que es donde podemos recordar más de 2.000 canciones, ninguna de las cuales tuvimos intención de aprender. La memoria auditiva es tan eficiente y tan a largo plazo que cuando alguien recuerda un discurso, una emisora, un poema, siempre es el sonido de las palabras en su mente esto es la memoria, nunca es la apariencia visual de las letras escritas.

 

De todos es sabido que la música actúa como un imán que atrae la atención, la simpatía, la participación de segmentos especiales de clientes, socialmente genera unida y es un activador de emociones.

 

Su vinculación con la experiencia de compra, con un spot televisivo, con un producto o una marca, los potencia, dándoles mayor personalidad, además puede reorientar el target objetivo en términos de estilo de vida, edad, género y actitudes.

 

De esta forma con la música generamos un atractivo y una emoción positiva que favorece la experiencia con esta valencia, de esta forma facilita la efectividad del mensaje y la involucración del espectador en el anuncio, en el aprendizaje del mensaje, se sumerge en el storytelling generado, en las asociaciones de la marca y en el reconocimiento espontáneo.

 

Las investigaciones demuestran que la música activa a las zonas del cerebro vinculadas con la atención, predicción y la memoria. Incluyendo aquellas que involucran a las emociones, la memoria, el movimiento, el timing y el lenguaje.

 

Expertos en neurociencias como Anne Blood y Robert Zatorre de la Universidad de Montreal McGill han declarado que la música activa el sistema nervioso del placer y la emoción de forma similar que como la comida, el sexo y las drogas adictivas la estimulan.

Koelsch y Nikolaus Steinbeis the la Universidad de Zurich han demostrado en el 2009 que el sólo hecho de escuchar música crea una tormenta de actividad en las áreas del cerebro que comunmente son activadas para entender los pensamientos de otras personas: “Es como si trataran de entender las intenciones y los deseos del compositor” afirma Koelsch.

 

Un estudio desarrollado por Adrian C. North, D.J. Hargreaves y Jennifer McKendrick, de la Universidad de Leicester, diseñaron un estudio para investigar el poder de influir en la elección de una botella de vino. Se emitió música claramente francesa frente a música alemanda. Durante los días de música francesa el 77% de los clientes compró vino francés.

 

Los investigadores interpretaron los resultados como que la música puede “condicionar conocimientos relacionados y la selección de ciertas causas si coinciden con este conocimiento”.

 

¿Qué música le podrías a tú vida para convencerte más y convencer a otros?

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR