No sólo es un juego en el que dos equipos se enfrentan para ganar. Es un lenguaje emocional.

Se basa en elementos que se expresan como signos (gol, corner, fuera de juego, estrategia ofensiva, defensiva, juego limpio, etc); porque las reglas del juego son básicas y todas están formadas por signos que las reglas del juego; porque implican símbolos como ganador, perdedor.

El desarrollo de un partido de fútbol son jugadas, pases, habilidades, posiciones de los jugadores con la relación al equipo contrario. Los espectadores interpretan todo esto en función de la emoción emitida como de la emoción recibida y depende de la subjetividad propia de cada espectador.

El significado final del juego es el triunfo, la pérdida o el empate, pero, durante el proceso del juego, lo que hay son emociones de alegría, tristeza, tranquilidad, euforia, ansiedad, aburrimiento, identidad con el equipo o los jugadores, frente a la furia.

Roman Jakobson, señala 6 funciones básicas del lenguaje. Todas estas funciones se encuentran presentes en el lenguaje emocional del fútbol, son:

  • Referencial, de quién o de qué se habla: de los partidos, de sus seguidores representando a un club, un barrio, una región o un país. Las expresiones de comunicación se dan antes, durante y después del juego. Desde que los equipos entrenan, los periodistas observan, califican y pronostican. Los aficionados leen o ven la TV, cafés, bares, familias, se genera toda una expectativa. Durante el partido el estallido emocional acontece. Las expresiones lingúisticas de antes y después del partido, configuran denotaciones emotivas, predictivas, etc., y configuran una emoción que es el hilo conductor de todos los mensajes.
  • Emotiva o expresiva, se centra en el destinatario: es la función central en el fútbol, la emoción que surge de los elementos significantes del partido.
  • Conativa, busca propiciar una propensión o tendencia en el destinatario; en general se trata de imperativos. Asiste al partido u obsérvalo por TV, consume los productos que da la publicidad, bebe cerveza; en tu euforia integra como válido el mensaje publicitario; actúa con pasión tanto frente al fútbol como frente al consumo.
  • Fática, es el mensaje que sirve para establecer, prolongar o interrumpir la comunicación. ¡Atento, el partido está por llegar! El silbato del árbitro inicia el partido, “Olvida sólo existe el fútbol”. Al final estamos en el momento de la euforia del triunfo o a en la tristeza de la derrota, que son las emociones con las que culmina el juego y la comunicación emotiva final.
  • Metalingüística, que transforma los signos de los movimientos del equipo, los jugadores y sus contrarios, en emociones para el público.
  • Poética, integra los signos de los movimientos del juego, que son propios de la emoción, para conducirlos hacia un significado distinto por efecto de una combinación específica de gestos del jugador o de la estructura de la jugada.

 

Lo que es bello en el fútbol, es el resultado de un conjunto de jugadas o habilidades que, con el tiempo, se han conformado como estereotipo de belleza.

Para narrar emocionalmente lo que ocurre en el campo de juego, el locutor tiende a usar un lenguaje que combina la épica con el drama, que son dos tipos de narrativas profundamente relacionadas con el proceso comunicativo de emociones.

Los símbolos del lenguaje emotivo de los movimientos futbolísticos se traducen como un lenguaje de las emociones en el lenguaje normal.


 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR