La última empresa a la que he estado asesorando poseía el “mal del tendero” en este caso con 2 síntomas muy definidos:

-Ego, yo, yo y más yo.

-El Jefe perfecto, no delego aunque me estén asesinando, nadie lo va a hacer mejor que yo.

Si estamos en una situación económica complicada, pero no te estás enterando tú eres el mayor problema de tu empresa. Tienes personas a tu cargo, familia, amigos, empleados…, son personas.

 

Todos  ellos poseen el mismo cerebro y algunos patrones estándares de comportamiento en los que te puedes centrar para producir un entorno creativo, coherente y exitoso. Tenemos que aportarles ” la confianza del cerebro “. Eso como lo hacemos:

  1. Reuniones de grupo no se establecen con un marco rígido.Tenemos un objetivo, producir, producir, y producir. Todo lo que no sea generar riqueza es para tomar café, es decir, buscamos soluciones no excusas.

2.Todos los miembros del equipo son iguales. No estamos aquí para que nadie demuestre quién ha hecho más o quién es más listo. Estamos aquí para buscar soluciones y crecer, no hay jefes sólo responsabilidades.

3.No inhibas o cohíbas a nadie; que todos digan lo que piensan; los egos se dejan fuera de la habitación.

4.La mayoría de las ideas serán malas, no hay que castigar. Las buenas ideas surgen de las ideas locas. No hay malas ideas hay mentes poco preparadas.

5.Las propuestas no se hacen con el objetivo de complacer a nadie se hacen para complacer el éxito de la empresa.

La creatividad es una forma de procesamiento cognitivo a alto nivel: comienza con una meta y un marco dentro del cual se puede lograr el objetivo, el cerebro construye una serie de caminos de acción y analiza las consecuencias de cada uno, a medida que se ejecuta una nueva ruta de acción, se diferencia de los demás basándose en la estrategia, y, tal vez, un poco de casualidad. Así se ejecuta el “mejor” camino aparente.

La actitud mental ha de ser de continuo y elevado descubrimiento, seas o no una startup debes de mantenerte abierto a todas las opciones que surjan y no anular la idea porque no sea de tu compresión total.

El dinamismo mental que tú trasmitas se contagiará a todo tu equipo y será recíproco. No es válido el hecho de que ellos lo hacen y tú no.

En el día a día de tu empresa y de ti mismo la manera como te comportas en ese momento hará que ganes o pierdas. La manera como reaccionas con un cliente la observan otros clientes. Las falsas expectativas que crees el entorno las percibe. Si tu vida es desordenada tu empresa será desordenada, siempre eres observado.  Este es el cemento con el que se crean las leyendas del mundo empresarial. Es un efecto de vibraciones, cuando uno se comporta de modo que se gana la confianza de uno, se gana la confianza de muchos.

 

“La empresa que se duerme en los laureles es una empresa muerta. Hoy en día, el éxito exige agilidad e impulso para replantearse, vigorizarse, reaccionar y reinventarse de forma constante.” Bill Gates.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR