En 7 días ha habido 3 ocasiones en las que ha surgido el tema de la brecha generacional. A su vez, en un evento dos ponentes comentaban lo que son los Millennials. En estos casos el cerebro más instintivo hacía su aparición, querían segmentar por edades, fechas, estudios, grupos sociales, género y profesión.
Pero quedaba claro la brecha generacional es una brecha mental, es una brecha de actitud, de actitud mental.
No es una brecha generacional es un desfase de actitud mental. 
 
El pesimismo, instinto al que todos tendemos, el afán de supervivencia en nuestro entorno y la invalidez de esquemas mentales asentados en el comportamiento provocan la falta de entendimiento entre las diferentes actitudes ante la vida.
Como recuerda el neurocientífio David Eagleman asistimos a un hecho histórico en la corta historia de la humanidad es la primera vez en la que coexisten diferentes generaciones en una misma época, ¿somos conscientes del esfuerzo que nos genera esto?
Estamos ante una paradoja de elección continua en el que sobrecargados de información estamos en fase beta de continuas decisiones. Así la humanidad ha pasado de la necesidad de una felicidad basada en lo material, abandonando lo físico a basar su felicidad en un “estado mental” específico.
El éxito personal y profesional ha mutado depende de algo más que de pensar más y mejor que la competencia. Depende de interesarse y ser más rápido que la competencia. Pero, mi éxito personal depende de la competencia, si la mayor competencia es un esquema mental estancando e irreflexivo.
La tierra gira a una velocidad de 1.700 km/h sobre su eje. Es decir, mientras lees estas líneas viajas por encima de la velocidad del sonido, es más, si la tierra frenase de golpe, saldríamos despedidos a esa velocidad hacia el espacio infinito.
Así es como va de deprisa la vida, el entorno cambia rápido igual que todos nosotros. Ahora debemos de cuidarnos más que nunca, en una época en la que nuestra esperanza de vida como raza aumenta 2 años cada década.
Hoy nos encontramos en un entorno altamente competitivo, cambiante y extremadamente dinámico, donde las respuestas correctas son excesivamente lentas y en ocasiones sólo necesitamos ‘respuestas’.
En todos los sectores, dentro de los que tú estás quieras o no quieras porque eres un producto, hay muchas marcas, tantas opciones, tanta oferta, tanta competencia, que el desafío más importante para cualquier organización es elevarse por encima de la multitud. Porque si las personas pueden vivir sin ti, algún día lo harán.
Así las personas que han captado el concepto de actitud ha creado una generación sin límite de edad, ha creado una actitud histórica que denominoOpen & Fast Mind.
Los procesos de creación reflexivos que se dilataban en el tiempo, chocan con las necesidades impuestas por la felicidad personal y el mercado. Hemos de crear en un entorno emocionalmente positivo que nos genere felicidad y se complemente con nuestra vida personal.
Poseemos una actitud dinámica en fase beta nacidos para la hiperadaptación digital a alta velocidad, y los que vienen ya están forjando estructuras neuronales capaces de adaptarse más rápidamente al entorno, cambiar, mutar y redifinir su contexto.
¿Qué habría pensado la sociedad si hubiéramos dicho que en 2014 iban a emigrar un 35% de españoles?
Los Open&Fast Mind son capaces de imprimir una nueva velocidad a los entornos, con más instintos emocionales que estrategia, con más prueba y error. No necesitan ser mentes perfectas, sólo necesitan ser perfectas mentes. Es decir, deben construirse desde la óptica más completa de la productividad, la felicidad, la conciliación, la rentabilidad y la responsabilidad social pero con una alta capacidad de neuroplasticidad para flexibilizarse cuando lo necesiten.
Mentes que engloban a personas auténticas con una propuesta de valor enfocada pero elástica, adecuada pero flexible, una identidad definida pero mutable y una capacidad de liderazgo emocional sólido pero ágil. Ya no nos debe de asustar que un directivo lleve zapatillas o que los fines de semana sea bailarín, lo debemos de preferir, ya que las bases de la creatividad son romper estructuras mentales ancladas en pautas de actuación clásicas a la vez que salimos de nuestra zona de confort.
Al igual que las empresas que nacen, que  se ven obligadas a cambiar de objetivo una media de 2,7 veces en los tres primeros años. Debemos de aprender a cambiar nuestros puntos de vista, desarrollar la suficiente capacidad mental de cambiar de enfoque. 
Gracias a las nuevas tecnologías de la comunicación y al impacto transformador de las redes sociales se puede y se debe cambiar de opinión, es un elemento transformador de la inteligencia global humana.
Eso son las personas de esta era mental, los Open&Fast Mind:
  • Mentes disruptivas, transgresoras.
  • Provocadoras para su entorno, con proyección a cambiar las pautas de comportamiento.
  • Valientes. Lo que no se prueba no se sabe.
  • Ingeniosas (mucho con poco). La innovación con sentido extraordinario.
  • Capaces de golpear y moverse. Retar al líder y moverle el contexto.
  • Mutar y adaptarse. Arquitecturas flexibles
  • Menos thinking, más instinto. La creatividad y el diseño toman protagonismo.

 

“La intuición es una fuente de conocimiento tan válida como la razón” John Bargh, psicólogo Universidad de Yale.
Personas que huyen de dar un servicio deficiente, de la lentitud en la toma de decisiones y la autocomplacencia burocrática (mandar más emails no significa trabajar más). Se basan en otro paradigma: ¿Cómo puedes predecir el futuro? Inventándolo. Huyen de las excusas y no responden al mercado de ayer, responden al futuro.
Muchas personas, en muchos sectores, tienen una especia de visión en túnel. Aprovechan las mismas oportunidades que todas las demás empresas y pasan por alto las misma oportunidades que todas las demás. Son las personas y las empresas que ven un juego diferente la que ganan.
Así ¿todavía nos preguntamos porque hay un desfase a la hora de entenderse?
No es cuestión de edad, sino de Actitud.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR