Como consumidores nuestras mentes están hiperactivadas, pero creemos que ¿sólo como consumidores?, móviles, emails, whatsapps, nuevas apps, nuestros patrones de socialización han cambiado y provocan malentendidos entre las diferentes generaciones, somos los hiperactivados de la historia de la humanidad, al menos hasta el momento. En nuestro proceso de supervivencia continua estamos aquí en este mundo el cuál hemos modificado a nuestro antojo y que hemos adaptado según nuestras necesidades, aunque hay cosas que siguen sin cambiar tanto, como nuestro mente. Nos siguen enamorando las historias, las personas, las ideas y los conceptos y aunque tras una época de oscurantismo emocional ahora asistimos a la explosión emocional. El mismo panorama que se dibuja en la actualidad corresponde a nuestros extremismos como seres humanos, un panorama en el que arrojamos la razón a un cofre escondido y ensalzamos a la emoción como el auténtico elemento que nos determina en la paradoja de la elección, en nuestras decisiones finales.

fast

 

 

Y ¿por qué polarizarse? Por qué es necesario defender una u otra si han coexistido desde que el ser humano está en la tierra. Ramón y Cajal, Golgi, Huxley, Freud, Pavlov o Berger se adentraron en un terreno desconocido observando las neuronas con un telescopio como islas de un planeta lejano pero Ogilvy no hizo algo muy diferente se preguntaba constantemente cómo decidía el consumidor, qué influía en sus decisiones, a dónde iba el 50% de su inversión en publicidad, ¿era un gasto?

 


“Agencias y anunciantes buscan el máximo de eficacia no hay que liarse, se trata de vender”


 

Agencias, personas y compañías nos seguimos haciendo preguntas muy parecidas ¿qué canal es mejor para llegar a mi público? ¿qué mensaje es el más apropiado? Para algunas preguntas sólo tenemos respuestas a medias y probabilidades de acierto, porque como dice un buen amigo mío si muchos de los denominados expertos o gurús tuvieran las respuestas, básicamente serían millonarios.

Algo de lo que si estamos seguros, es de que el contenido juega un papel fundamental en cómo las personas interpretan, seleccionan, recuerdan y valoran tu marca o producto, pero en esta plétora de preguntas pensamos ¿cuál es el mejor contenido? volvemos a la situación anterior, así que en nuestro estado de fase beta permanente puede que la mejor opción sea ir aumentando porcentajes de éxito, elijamos al mejor profesional a nuestro alcance, donde su talento y su gran experiencia nos arroje el menor índice de fracaso.

file3461283658248

Ahora alcanzamos el punto de la eficacia publicitaria,, sabemos que somos seres emocionales, por lo que la emoción que producen nuestros contenidos hemos de conocerla, así como los niveles de atención y receptividad, pero ¿por qué? es muy sencillo es porque hay ruido, mucho ruido, nuestro consumidor tiene muchas parejas posibles, todas luchan por su fidelidad. Y ahora hemos pasado de tener el telescopio que observa las islas de otro planeta a estar sobrevolando la atmósfera de ese planeta. Conocer si conseguimos el mayor grado de receptividad, atención y estado emocional dejó de ser una quimera hace unos años de esta forma podemos saber dónde vamos a aterrizar en ese planeta. Conseguir un consumidor al que cautivemos mediante sus emociones, de forma más humana, inspiracional, racional y relevante nos permite aterrizar y llevar un rumbo adecuado porque nuestro avión tiene un combustible limitado para conseguir la eficacia anhelamos, no nos sobra la inversión para estar jugando al ensayo y error.

En función del dispositivo, ubicación, sexo, raza, nivel de necesidad, hora del día, incrementamos al máximo la posibilidad de éxito de nuestro sueño de eficacia en este aterrizaje publicitario.

 

file1041276597363

¿Volamos con la neurociencia? para conseguir el aterrizaje perfecto.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR