¿Ha llegado la revolución de WhatsApp?

Si no teníamos bastante con estar pegados a un Smartphone del que no podemos desprendernos a riesgo de sufrir un ataque de ansiedad, ahora WhatsApp imita a Telegram y ya está disponible en el Pc y sin miedo ninguno dicen “WhatsApp Web es una extensión de tu teléfono y refleja las conversaciones y los mensajes allí” o es una extensión del control.

¿Del control que diariamente ejerce WhatsApp sobre nosotros? En un entorno en el que no tener descargada esta App es como ser un apestado, este invento ha conseguido evitar conversaciones molestas, hacer que los más jóvenes y no tan jóvenes liguen y dejen sus relaciones por esta vía, pero tranquilos aparecieron los emoticonos para evitar las interpretaciones equivocadas del texto.

 

Y si WhatsApp en el teléfono ha conseguido que se reduzcan las llamadas, ¿conseguirá WhatsApp web reducir los emails? la siguiente evolución más coherente sería WhatsApp Mail. Si la primera pantalla de más del 42% de los menores de 34 años es el móvil tendría sentido una migración completa. En cualquier caso el contacto humano se está anulando más y más, nos alejamos de ese contacto directo que nos ha hecho evolucionar como humanos,  esta adicción digital ya causa patologías reales recogidas en el DSM-5, como ansiedad, depresión, aislamiento social, anomalías en la interacción social, etc.. La cuestión es la digitalización está favoreciendo el desarrollo humano o su falta de equilibrio está generando generaciones con patologías mentales no diagnosticadas.

 

¿Así que cómo favorecer el aprendizaje y el conocimiento de la sociedad?

La neurociencia cognitiva ya nos indica que sólo puede ser verdaderamente aprendido aquello que te dice algo, aquello que llama la atención y genera emoción, aquello que es diferente y sobresale de la monotonía.

Hace un tiempo aparecieron las famosas Google Glass y nos dijeron algo, nos dijeron mucho, era tecnología con la que íbamos a aprender pero la llama se ha ido apagando y no ha llegado a las esferas más comunes de la sociedad, quedando anclados en los más jóvenes y geeks. Hasta tal punto que hace poco todo aquello que íbamos a poder hacer con la Google Glass: avances en retail, marketing, comunicación, apps, etc ha desaparecido hasta que han anunciado que su programa Glass Explorer ha cesado pero ¿han muerto realmente? Quizás no en su próxima conferencia anual de desarrolladores relanzarán la nueva versión.

Pero Microsoft no se ha querido quedar atrás y nos ha llamado la atención, esa atención que es nuestra ventana al conocimiento y que despierta cuando hay algo nuevo en el entorno, pues lo han conseguido con su Project Hololens, mostrando lo que ellos piensan que es el futuro de la computación, son como unas Oculus Rift a lo bestia y a lo Futurama total, con un visor a través del cual podremos ver hologramas superpuestos en la realidad e interactuar con ellos. 

 

b

 

Todo se hace de forma inalámbrica, a través de sensores integrados, ejecutando hologramas y realidad virtual de forma 100% nativa. Microsofot reinventa la interactuación del humano con el mundo digital, creando un único ente que puede ser entendido por el cerebro como una única realidad.

jpeg

 

 

¿Estamos ante un cambio de realidad?

¿Nuevas formas de aprendizaje están llegando?

 Puedes ver el resto de fotos en https://www.facebook.com/neuroantonioruiz

 

 

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR