La vida del ser humano siempre ha sido así, ¿me despierto? ¿me acuesto?, relativamente sencilla pero hoy más que nunca asistimos a un aumento de la esperanza de vida, superpoblación y casi de forma global a una cultura de la abundancia y esto ¿está robando nuestra felicidad?

Elegir ropa, un médico, un supermercado, tu pareja, leer, hacer deporte, asumimos que más variedad significa mejores opciones y mayor satisfacción. Pero la ciencia ha demostrado que tantas opciones nos saturan, hacen que tengamos altas expectativas en muchos casos falsas, quemándonos a nosotros mismos y eligiendo mal. Realmente tanto donde elegir va en detrimento de nuestro bienestar psicológico y emocional. Eliminando opciones podemos  reducir nuestros niveles de estrés, ansiedad u ocupación en nuestras vidas.

Pero decisiones como “Voy a coger un libro”, o “Voy a caminar hacia la izquierda de la mesa, no a la derecha” son en su mayoría inconscientes por nuestra parte, afirma Michael Shadlen, profesor de neurociencia en Columbia e investigador del Instituto Médico Howard Hughes (Chevy Chase, Maryland)

“Tomamos un montón de estas decisiones todos los días, y resulta que las tomamos mediante el uso de las leyes de la probabilidad de una manera que los estadísticos piensan que es óptima.” Aquí está la respuesta cuando alguien me pregunta qué es la economía del comportamiento.

En su estudio, Shadlen y sus colegas registraron la actividad de las neuronas de los cerebros de dos macacos mientras tomaban una decisión simple: mirar una secuencia de símbolos en una pantalla de ordenador, uno tras otro, y cuando estaban listos, elegir entre dos puntos para obtener una recompensa. 

Para tomar la decisión correcta, los monos tenían que sopesar diferentes pistas codificadas en los símbolos que destellaban en la pantalla. Algunos de los ocho símbolos eran pistas no fiables sobre la ubicación de la recompensa; otros sí que lo eran. Y los monos tenían que pensar rápido. Cada símbolo aparecía durante sólo 250 milisegundos.

Mientras los monos observaban los símbolos, los registros de sus neuronas revelaban cómo llegaban a una decisión. Cada símbolo contribuía con un valor positivo (la recompensa está en el punto de la izquierda) o valor negativo (recompensa está en el punto de la derecha) a la evidencia acumulada, que era representada en la tasa de disparo neuronal. Los símbolos más fiables tenían un un mayor impacto en la tasa de disparo que los símbolos menos fiables. 

Los macacos Rhesus toman decisiones rápidas sobre problemas sencillos del mismo modo que Alan Turing y su equipo resolvieron la máquina Enigma, en la Segunda Guerra Mundial: de forma estadística. Es decir, distintas informaciones van ayudando a rodear el problema, hasta que probabilísticamente se considera que la solución está clara. 

 

Al tomar decisiones simples, las neuronas del cerebro aplican el mismo truco estadístico utilizado por Alan Turing para romper el código Enigma de Alemania durante la Segunda Guerra Mundial. Así lo afirma un nuevo estudio con animales realizado por investigadores de la Universidad de Columbia (Nueva York, EE.UU.). Los resultados del estudio se han publicado en la revista Neuron

Como se muestra en la película The Imitation Game, Alan Turing y su equipo de criptógrafos idearon la técnica estadística para poder descifrar los mensajes militares alemanes cifradas con la máquina Enigma. 

Al igual que en el desciframiento de códigos de Turing, una vez que se alcanzaba un umbral positivo o negativo, la decisión se consideraba efectuada y el mono indicaba su elección. 

Suponiendo que los seres humanos tienen las mismas capacidades, “y esa es una buena apuesta”, según Shadlen, significa que nuestros cerebros están sopesando las probabilidades y tomando decisiones racionales en períodos muy cortos de tiempo. “Es el fundamento de un tipo muy básico de racionalidad”

 

Referencia bibliográfica:
Kira S., Yang T., Shadlen M.N.: A Neural Implementation of Wald’s Sequential Probability Ratio TestNeuron (2015). DOI: 10.1016/j.neuron.2015.01.007.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR