Cuando lo digo en las conferencias a muchos les da miedo, pero lo siento es la verdad: “la mayoría de la gente no sabe lo que quiere si no lo ve en su contexto”. Esto es tan sencillo que si no empezamos a ver el modelo nuevo de Mercedes no comenzamos a pensar que lo queremos, recuerdas el incremento de ciclistas que se producía en la retrasmisión del Tour de Francia, ¿el café es caro o barato respecto a qué?, si estás en mitad del Gran Bazar de Estambul y te pones a regatear céntimos, casi que ni siquiera sabemos qué queremos hacer hasta que conocemos a alguien que lo está haciendo, pudiendo llegar a ser un ídolo.  

Como ya comenté en “Pensar duele”, a nuestro cerebro no le gusta que le demos mucho trabajo, por ello cuando comunicamos lo tenemos que poner fácil.

No podemos evitarlo, siempre observamos las cosas que nos rodean en relación con las demás. Y esto nos vale para las cosas físicas: coche, casa, hasta la pareja; para las experiencias: ¿cómo de buenas son tus vacaciones con respecto a las de tu vecino?; y para lo intangible: opiniones, actitudes, emociones. Si, si no te engañes comparas a tu hijo con el del vecino, a tu coche y si en tu entorno hay algo que posee todo el mundo y tú no te jode, y lo sabes!

No sólo tendemos a comparar las cosas unas con otras, sino que tendemos asimismo a comparar las coas que son fácilmente comparables, y a evitar compara cosas que no son fáciles de comparar.

 

Compara el negro ¿tiene el mismo tamaño?

 

Esto ocurre en las ventas, en las empresas, en la política, incluso cuando hablamos de personas. Es así nos comparamos unos a otros. Es una máxima a la hora de tomar decisiones y estamos predispuestos a ellos desde que nacemos, siempre comparamos a escala local y según las alternativas disponibles.

Conocer y aplicar en profundidad este proceso es básico en áreas como las ventas, creando “señuelos” de comparación, en la política, agregando valores a los candidatos y en toda campaña de marketing.

 

 Cuanto más tenemos, queremos y el único remedio para evitarlo es romper el círculo de la comparación.  

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR