Si no tienes en cuenta las decisiones tomadas o que tú presupones que van a tomar los que te rodean no puedes tener éxito en ninguna circunstancia de la vida, vas ciego.

 

De algo así trata la rama de la economía denominada teoría de juegos. Su objetivo es analizar nuestra irracionalidad y predecirla con modelos matemáticos, dando una aplicación que va desde el análisis de las interacciones sociales al diseño de estrategias de marketing.

Para predecir esa irracionalidad lo que hacemos es poner a las personas ante situaciones reales y ver cómo se comportan. Estas personas no tienen que preguntarse qué van a hacer, se tienen que preguntar qué hacer teniendo en cuanta lo que pensamos que harán los demás y así actuar.

 De esta forma la economía del comportamiento lleva un tiempo descifrando pautas predecibles de nuestro comportamiento y se está utilizando en economía, gestión empresarial, política, marketing, publicidad, psicología y en biología.

John Forbes Nash

 

Cuando todos los jugadores han tomado una decisión y no pueden cambiarla sin empeorar su bienestar, se considera que se ha alcanzado un equilibrio de Nash. Esto de forma más didáctica llegó al público general de la mano de Russel Crowe en el film “Una Mente maravillosa”, el personaje real y ganador del premio Nobel John Forbes Nash aseguraba que Adam Smith estaba equivocado puesto que no basta con decir que el mayor bien común viene de las acciones egoístas de cada individuo. En una escena que todos recordamos y ya no solo de la película, Nash en el film, pone de ejemplo a 5 mujeres en un bar, siendo la chica rubia la más guapa de todas y, por tanto, el bien más preciado. Nash dice que si todos siguen su interés egoista y tratan de conquistar a la rubia, ninguno lo conseguirá, y las 4 amigas restantes no se interesarán en ellos después. Entonces, según Nash, lo que tienen que hacer es ir directamente a las 4 amigas, ignorando a la rubia. Así, dejarían de lado su interés personal, y conseguirían el bien mayor para todo el grupo. 

 

Una-mente-brillante

 

El equilibrio de Nash se alcanza cuando la elección de cada jugador es la mejor respuesta a las elecciones de los demás jugadores. Es decir, cuando cada jugador responde con su mejor estrategia. Como en un equilibrio de Nash, la estrategia elegida por cada jugador es su mejor estrategia, los jugadores carecen de incentivos para cambiar de estrategia. Si el equilibrio de Nash está presente en un juego, aún cuando uno de los jugadores revele la estrategia que uilizará, el hecho de conocerla no beneficia al otro. Esto no sucede igualmente en estrategias de no equilibrio, pues si uno de los jugadores sabe cuál será la estrategia del otro, puede beneficiarse de ese conocimiento y tomar ventaja e incluso perjudicar al otro jugador (Nicholson, 2001).

 

Existen dos modalidades de juegos que plantean una problemática muy distinta y requieren una forma de analizarlas distinta en consecuencia. Si ambos jugadores pueden comunicarse entre ellos y negociar los resultados se trata de: Juegos con Transferencia de Utilidad o Juegos Cooperativos, en los que el problema se concentra en analizar las posibles coaliciones y su estabilidad. En los Juegos sin Transferencia de Utilidad o Juegos no Cooperativos,los jugadores no pueden mantener acuerdos previos.  Juegos como “la guerra de los sexos”, “el dilema del prisionero” o el modelo “halcón-paloma”.

 


teoriagames

 

Los Modelos sin transferencia de utilidad suelen ser bipersonales (2 jugadores). Pueden ser simétricos o asimétricos según si los resultados son idénticos según el punto de vista de cada jugador. Pueden ser de Suma Cero, cuando el aumento de ganancias de un jugador implica una reducción por igual cuantía en las del otro, o de suma no nula en caso opuesto, es decir, cuando la suma de las ganancias de los jugadores puede aumentar en función de las decisiones.  Cada jugador puede optar tener dos estrategias, en los juegos biestratégicos o muchas. Las estrategias pueden ser puras o mixtas, consisten en asignar a cada estrategia pura una probabilidad dada. En el caso de los juegos con repetición, aquellos que se juegan varias veces por los mismos jugadores, las estrategias pueden ser también simples o reactivas, si la decisión depende del comportamiento que haya manifestado el contrincante en jugadas anteriores, de esta forma los jugadores aprenden.

 Estas interacciones nos permiten observar como la irracionalidad de la toma de decisiones actúa antes decisiones reales de interacción entre personas en una organización jerárquica o social, en smart cities, en el marketing o en la embriogénesis del comportamiento. Las matemáticas están para ayudarnos  aplicarlas en la empresa, así que recordemos a Einstein:

 

“La mente es como un paracaídas sólo funciona cuando está abierta” 

Si quieres saber más no te olvides del primer Workshop que se celebra en España sobre esta temática 

 

Workshop sobre economía del comportamiento y neurociencias aplicadas a los negocios

Workshop sobre economía del comportamiento y neurociencias aplicadas a los negocios

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR