¿Por qué será que (en inglés) tanto a los drogadictos

como a los aficionados a la informática se les llama “usuarios”?

Clifford Stoll

 

No sólo son adicciones el alcohol o las drogas, sino casi todo lo que nos gusta hacer puede ser una adicción, comer, comprar, jugar, sexo, creando una dependencia psicológica y fisiológica. Los caminos neuronales que lleva a la adicción pueden generar conductas de recompensa continua y potencialmente destructivas.

 

Como siempre comento al final son estímulos que son recibidos y captados a través de los sentidos y eso es lo que ocurre cuando estamos mirando la TV o buscando en Google; disminuye el ritmo cardiaco, los vasos sanguíneos del cerebro se dilatan, y la sangre se aleja de los músculos principales. Esta reacción física ayuda al cerebro a concentrarse en el estímulo recibido. Esta estimulación mental continuada nos lleva a un agotamiento cerebral, es más, después de una intensa sesión de este tipo de estímulos, la capacidad de concentración ha disminuido y se eleva la sensación de agotamiento.

 

 

Adiccion a Internet

 

 

Este tipo de actividades que conllevan recompensa, placer, castigo se deben a una serie de reacciones químicas que implican a la dopamia. Esta genera la adicción y nuestro cerebro la busca de forma complusiva en el alcohol, el juego por internet; se produce un estado condicionado del adicto en el que no para de buscar y recrear los estímulos que le provocan la sensación de júbilo mediatizada por la dopamina.

 

Este proceso de recompensa mental que proporciona el sistema de la dopamina en los centros del placer es una fuerza que sienten los adictos y los no adictos, en actividades tales como el acto de comer, practicar sexo, jugar con videojuegos, etc.

 

Cuando la adicción a Internet se localiza en áreas implicadas en la toma de decisiones y el juicio, es cuando se puede ver alterado el comportamiento de la persona.

 

Este tipo de adicciones ya están recogidas en el tratado de trastornos psiquiátricos DSM en su última edición, lo que nos hace ver la magnitud del problema en términos de salud y conducta social.

 

Hay algunos criterios para determinar el Trastorno de Adicción a Internet:

  • Obsesión. La persona piensa en la actividad on-line anterior, o no deja de pensar en la siguiente.
  • Tolerancia. Para sentirse satisfecho, se necesitan períodos online más largos.
  • Falta de control. La persona es incapaz de reducir las actividades online o de abandonarlas.
  • Abstinencia. Los intentos de disminuir o dejar el uso de internet provocan desasosiego, irritabilidad y otros cambios de humor.
  • Permanencia Online. El usuario permanece online de forma repetida durante períodos más largos de lo previsto.
  • Riesgo de trastornos funcionales. El uso de internet ha puesto en peligro el trabajo, las oportunidades educativas o profesionales, o alguna relación importante.
  • Ocultación. El usuario miente, para ocultar sus actividades en Internet.
  • Evasión. La persona se conecta para aliviar sentimientos incómodos, huir de los problemas o no atender las relaciones personales.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR