En palabras del propio creador del concepto o área de investigación “psicología positiva”, Martin Selligman, “esto se ha ido de las manos….”

Si queremos utilizar el método científico e intentar conseguir que las personas sean más felices en su vida, hay que saber qué medir y cómo.La felicidad engloba básicamente 3 partes o vidas.

  1. Vida agradable o placentera. Consiste en tener tantas emociones positivas como sea posible y en aprender las habilidades que las amplifican.

La mayoría de las personas se quedan en este punto. Es más, podemos identificar personalidades lábiles y con tintes inestables que esconden miedos, transtornos, fobias, sentimientos de inferioridad y estrés bajo una capa de sonrisas continuas y extroversión ficticia.

 

  1. Eudemonía, la buena vida. No es sonreír mucho o reírse tontamente. Sino siendo consciente de las diferentes emociones, tener buenas conversaciones, buenos momentos de contemplación. Fluir (Mike Csikszentmihalyi). 
  2. La búsqueda de significado, de valor. Como dice mi buen amigo, Ángel Sanz, el propósito en la vida. Aquello que nos mueve las tripas y nos hace avanzar. Lo que nos motiva (no hace movernos). Aquello que tiene un significado para cada uno de nosotros.

 

Así que para encontrar esa tan ansiada “felicidad” pueden existir algunos atajos, drogas estimulantes, drogas del placer, incluso estimulaciones transcraneales para el cerebro, farmacología para fluir o estar en ese estado de bienestar. Pero lo que nunca habrá es un sustituto para la vida misma para nuestro propósito, para utilizar nuestras virtudes y nuestra vida para algo que va más allá de nosotros mismos.

 

Test de Felicidad y Depresión en www.authentichapiness.org

 

 

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR