La cuarta revolución industrial representa un cambio fundamental en la forma en que vivimos, trabajamos y nos relacionamos unos con otros. 

Se trata de un nuevo capítulo en el desarrollo humano, gracias a que la tecnología avanza exponencialmente en comparación con las de la primera, segunda y tercera revolución industrial. 

Estos avances están fusionando los mundos físicos, digitales y biológicos de maneras que crean a la vez, enormes posibilidades como peligros potenciales. 

La velocidad, amplitud y profundidad de esta revolución nos obliga a replantear cómo se desarrollan los países, cómo las organizaciones van a crear valor e incluso lo que significa ser humano. 

Captura de pantalla 2017-12-10 a las 10.24.50

 

La cuarta revolución industrial es algo más que el cambio impulsado por la tecnología; es una oportunidad para ayudar a todos, incluyendo a los líderes, políticos y personas de todos los grupos sociales y de cualquier nacionalidad, para aprovechar las tecnologías convergentes con el fin de crear un futuro centrado en el hombre. 

La verdadera oportunidad es mirar más allá de la tecnología, y encontrar maneras de dar a el mayor número de personas la capacidad de impactar positivamente en sus familias, organizaciones y comunidades. Implica un compromiso por parte de todos para que la tecnología avance bajo unos criterios de humanidad y de bien común, influyendo en todas las áreas de la sociedad desde la educación hasta los gobiernos. Un compromiso que suena a utopía social y que sólo el tiempo nos dirá si acontecerá…….

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR