Una headband equipada con un sensor podría medir los datos neurológicos para permitir a los usuarios abrir y ejecutar aplicaciones  con sus “pensamientos”, sin ningún tipo de gesto. 

 

Es una tendencia inminente y diversas startups están trabajando en lo que se podría denominar el “hacking”  de la mente para controlar con el pensamiento entornos virtuales, controlar prótesis, teclados y estructuras robóticas. 

 

El pasado 8 de enero, salió a la luz una patente de Microsoft que se basa en un dispositivos que descodifica lecturas de EEG (encefalografía) para permitir a los usuarios iniciar y operar ciertas aplicaciones “usando su mente”. 

 

msoft-brain-tech-e1515525603485

 

Tras un “entrenamiento” del dispositivo, este sería capaz de reconocer ciertos estímulos nerviosos cuando el sujeto se centra en un determinado objeto de forma que un algoritmo inteligente aprendería sobre casa sujeto. Los estímulos son recogidos por electrodos que se basan en “las fluctuaciones de tensión que resultan de la corriente iónica dentro las neuronas del cerebro”.

 

La aplicación a controlar cool a mente podría ser casi cualquier cosa: un juego de vídeo, realidad virtual o aumentada, un procesador de textos, una hoja de cálculo, un navegador web, bases de datos, vídeos, sonido, software 3D, una aplicación capaz de controlar herramientas mecánicas o maquinaria, etc..

 

ctrl-v

¿El fin del ratón y el teclado?

Con ello, la compañía intentará relegar los dispositivos periféricos como el ratón o el teclado, y ejecutar programas, jugar a videojuegos o chatear solo con la mente. 

 

La patente recoge que este sistema puede llevar a cabo acciones como deslizar el dedo o hacer pinza para zoom, recoger movimientos de cabeza, extremidades, faciales o interacciones con el hardware como presionar teclas, entre otros. 

 

Previamente se necesita que el sistema sea calibrado para que aprenda las respuestas neurológicas de cada usuario y observar los patrones que se generan al realizar determinadas acciones, por lo que sería una tecnología totalmente personalizada e intransferible. 

 

Este sistema abre el campo a aplicaciones para personas con movilidad reducida y, aunque de momento es una patente, es un paso previo para incluirlo en los dispositivos de consumo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR