El ejemplo de Ctrip, la mayor agencia de viajes de China es palmario: envió unos meses a decenas de trabajadores a teletrabajar desde casa durante al menos 4 de los 5 días laborables para medir los resultados en rentabilidad, productividad y percepción de la empresa por parte del empleado. Los resultados fueron muy satisfactorios: la productividad de esos trabajadores ‘en pijama’ aumentó una media del 20%, el absentismo se redujo y los empleados manifestaron estar mucho más contentos con las condiciones laborables, ya que, dadas las largas distancias que hay que recorrer en Pekín (a veces, de dos horas), se ahorraban estrés, dinero y tiempo en transporte. John Roberts, una de las eminencias en EEUU en el campo de organización de empresas anima las grandes corporaciones a probar este sistema de trabajo: “No hace falta que se diga que el teletrabajo es para siempre, sino que se va a experimentar con esa opción; y si no funciona, siempre se puede volver atrás”, propone.

Roberts añade que el trabajador es más eficiente cuando trabajo como y cuando quiere que cuando se le imponen las condiciones. A sus 75 años de edad, Roberts es aún Profesor Emérito de Economía, Management Estratégico y Negocios Internacionales en la Graduate School of Business de la Universidad de Stanford (EEUU), donde comenzó su carrera lectiva en 1980. Es un reconocido experto en la aplicación de la Teoría del Juego a la dirección de empresas.

Entrevista: Marga Fociños y Zuberoa Marcos | Edición: Cris del Moral | Producción: Zuberoa Marcos El Observatorio Vodafone de la Empresa —————————————-

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR